OBRA DON GUANELLA - Paraguay

Provincia Cruz del Sur - Delegación Paraguay

martes, diciembre 13, 2005

Beato Luis Guanella - Reseña Histórica


Nace el 19 de diciembre de 1842 en Fraciscio (Pcia. de Sondrio - Norte de Italia), en el seno de una familia pobre, trabajadora y religiosa. Al día siguiente de su nacimiento su padre lo lleva al pueblo de Campodolcino para bautizarlo.
8 de abril de 1852, se acerca por primera vez a la sagrada comunión a la edad de 9 años. Al volver de la Iglesia en las alturas de Gualdera, entrando en íntima oración con Jesús, sintió un éxtasis que invadía su corazón; la Virgen le habla cariñosamente como una madre, le permite dar una mirada hacia el futuro y hacia su futura obra; siente el llamado de Dios que lo invita a santificarse y a salvar a los demás.
Octubre de 1854, a la edad de 12 años, Luis ingresa al Colegio Gallio (Padres Somascos); en 1860 ingresa en el Seminario Diocesano de San Abundio para realizar los estudios de liceo y bachillerato.
1862, ingresa en el Seminario Teológico.
El 26 de mayo de 1866, en la fiesta de San Felipe Neri, es ordenado sacerdote por manos del Obispo de Como Mons. Bernardino Frascolla.
Entre 1866 a 1875 es nombrado Vicario en Prosto y Savogno: su principal compromiso es la juventud. Ejerce como maestro en cultura y agricultura, comienza por reavivar el culto eucarístico, se ocupa de los pobres anormales y desvalidos, trabaja por las vocaciones sacerdotales y religiosas, las cuales manda al seminario y a las instituciones del Cottolengo y de Don Bosco.
Entre 1875 a 1878 tiene la experiencia con Don Bosco en Turín, se une a la Pía Sociedad Salesiana mediante los votos. Luego recibe el llamado de su Obispo para ejercer su ministerio en su diócesis, como Vicario en la Parroquia de Traona (Sondrio), donde abre una escuela para niños pobres que luego tuvo que cerrar a causa de la hostilidad de las autoridades civiles. Por esto, es destinado a Olmo en medio de la desolación, donde se dedica a la penitencia y a la oración.
Noviembre de 1881, es designado Vicario espiritual de Pianello de Lario (Lago de Como), donde se encuentra con un grupo de jovencitas deseosas de consagrar sus vidas al Señor. Bajo su dirección el pequeño grupo se convirte en la Congregación de las Hijas de Santa María de la Providencia.
El 5 de abril de 1886, comienza su obra de caridad: Funda la Casa Madre en Como con el nombre de "Pequeña Casa de la Divina Providencia" (en 1897 se suprime el adjetivo "Pequeña" por la sencilla razón que así ya se llamaba la obra del Cottolengo en Turín). Funda una segunda Congregación para sacerdotes y hermanos legos, a quienes llamó primeramente "Hijos del Sagrado Corazón", cambiando su nombre en 1905 por "Siervos de la Caridad". Su primer sacerdote es ordenado en 1895 por el Beato Mons. Andrés Ferrari, obispo de Como, su gran amigo y admirador.
El 28 de marzo de 1908,
Don Guanella y otros 15 sacerdotes pronuncian los votos religiosos perpetuos.
El 15 de agosto de 1912, la Santa Sede aprueba con "Decretum Laudis" la Congregación de los Siervos de la Caridad "ad experimentum".
El 17 de febrero de 1913, don Guanella crea la "Pía Unión del Tránsito de San José", una cruzada de oración por la salvación de los moribundos, aprobada oficialmente por el Santo Padre San Pio X en la Iglesia de San Giuseppe al Trionfale en Roma y cuya lista encabeza el mismo Papa.
El 13 de enero de 1915, se sucede un terremoto en la región de Mársica (Calabria, Sur de Italia). Causa un gran número de víctimas. Teniendo 70 años de edad, Don Luis se dedica a recoger y enviar socorro a la desafortunada región para atender a los niños abandonados.
A causa de este último esfuerzo y de toda su vida de entrega total, muere en la Casa Madre de Como, el 24 de Octubre de 1915.
El 10 de julio de 1928, se da la aprobación definitiva de la Congregación de los Siervos de la Caridad y al mismo tiempo la aprobación ad experimentum de las Constituciones y se aprueba definitivamente el 16 de junio de 1935.
25 de octubre de 1964, es proclamado y venerado en los altares como "Beato" por el Santo Padre Pablo VI.